top of page

Facturas políticas

Actualizado: 17 ene 2022

Por: El Profesor Wilger Medina Rebolledo


Con ocasión de los comicios electorales de; Congreso, consultas y presidenciales en algunos territorios, se pone en el espectro el tema del poder político local, situación que, en mi concepto tendrá su momento propicio para definir sobre el mismo, sin embargo, desde ya parece que se estuviera pasando cuentas de cobro, que lógicamente terminan reacomodando equipos para posibilitar las actividades que demanda el ejercicio político.


Los alcaldes y gerentes, al igual que miembros de las administraciones actuales no son apáticos al tema, en tanto, tienen la posibilidad de tomar algunas decisiones de manera discrecional y el cobro de las “facturas políticas” no se hacen esperar, lo que termina polarizando en extremos irreconciliables a los simpatizantes de algunas aspiraciones para llegar al primer cargo administrativo municipal. situaciones que rompen el tejido social por asuntos meramente políticos.



Las Administraciones Municipales actuales, radicalizan sus posturas y con ello, pasan sus cuentas de cobro de manera directa porque tiene la posibilidad del “lapicero” y disponer de manera dócil tal situación, en tanto, en escenarios de decisiones colegiadas donde se necesita única decisión democrática, las pervierten y se ponen los mandatarios en una postura “sobornable” para los que necesitan su apoyo. tratando de extender así, su mandato más allá del 2023. es decir, el apoyo de la administración será del tamaño, de que tanto, “le copie” o le “haga caso”, situación que, por demás, genera incertidumbre y muchas dudas, “amén” de lo detestable por lo “altanero” que se entiende.

En algunos territorios la posición es tan radical entre un bando y el otro, que se destruye la ciudadanía, entendida ésta “como esa institución generosa que habilita para el ejercicio de los derechos políticos de manera libre y espontanea, garantista de los derechos democráticos, en donde se asume responsablemente las corresponsabilidades de sus derechos y obligaciones frente a la institucionalidad, como un elemento de saneamiento para la entrega de bienes y servicios, que es el objetivo principal para el cual se constituye el poder político municipal”.


Así las cosas, con esos radicalismos extremos “si no estás conmigo, estas en contra mía, o te entiendo mi enemigo”, para evitar tales excesos, la población habilitada para votar debe tomar una decisión inteligente, de tal manera que; por sí sola, logre unir la ciudadanía y favorezca la alianza del tejido social y que además, facilite el ejercicio desde las bondades de un gobierno nuevo, y unas nuevas formas de relacionarse y por supuesto de gobernar, en tanto las necesidades de la ciudadanía no entienden de oposiciones, radicalismos extremos y mucho menos, al poder no se llega para pasar “facturas políticas”.


La población objeto del gobierno, debe reflexionar sobre cómo quiere constituir su propia institucionalidad para no poner en riesgo los bienes y servicios que se desprenden de un gobierno que por demás debe ser “ecuánime” para la aplicación de las políticas públicas que son las que dan respuestas a las respectivas necesidades de las comunidades,


Las nuevas generaciones políticas asentadas en esos territorios, están buscando oportunidades desde su libertad, individualidades, autonomías, potencialidades y competencias para impulsar el desarrollo, no quieren estar inmersos en un conflicto político que no les pertenece, ellos entienden que es una oportunidad maravillosa para no estar “con el uno o con el otro” en orillas, en donde los únicos que se benefician son ellos – los mandatarios, porque tienen la posibilidad de seguir montando entramados en favor de particularidades, lejos de las necesidades y realidades de la población.


Indudablemente, que existen mandatarios locales con gestiones excepcionales, que merecen reconocimientos superiores, pero muy lamentable, de aquellos que quieren extender su mandato a través apoyos sustituidos por dadivas a partir de que “le copien” o le “hagan caso”,


No es el momento de pasar “facturas políticas”, es el momento de gobernar con respeto hacia el elector primario, como verdaderos demócratas para impulsar el desarrollo autónomo y sostenible, porque lo más importante en nuestra democracia representativa es la igualdad de poder decidir libremente, lo contrario, seria constreñimiento, lo que debilita la democracia y pone en riesgo la institucionalidad.


Enero 6 de 2022.

teléfono: 3017443705 - 3116501702

29 visualizaciones0 comentarios

Comments


Add
bottom of page