top of page

Flor de alelí

Actualizado: 12 ene 2021



Tiene esta planta, propia de los potreros (y a la que le atribuyen el poder de hacer abortar a las vacas si la comen), la magia de hacerme evocar las primeras lecciones de la cartilla Alegría de Leer: un sonsonete se grabó con caracteres indelebles en mi memoria.


Era el método pedagógico de entonces. Deletrear las palabras. Cada vocal con su consonante respectiva. Pues la dicha cartilla tenía dibujos que ilustran cada lección. Una de ellas era una florecilla llamada Alelí. Había que pronunciarla: A, L E, L I ALELÍ


Ya mayor, en una rancia crónica de los padres Carmelitas, cuando regentaban la Prefectura Apostólica de Urabá, encontraré lo narrado por uno de ellos quejándose de la manera como los negros enseñaban a leer a sus hijos.

Decía que lo hacían mediante un sonsonete con remedo de canción. Entonces recordé que así me enseñaron a mi en casa y en la escuela privada con que contó mi familia materna, al estilo griego, donde cada familia tenía su propio profesor.

Así fueron los famosos filósofos: Sócrates, Platón y Aristóteles: preceptores de jóvenes que deseaban poseer la sabiduría.

Eran los peripatéticos porque transmitían su ciencia mientras caminaban. Luego, Academus, un potentado, cedió sus jardines. De allí nació "academia:" lugar donde se imparte el conocimiento universal. Mi bachillerato fue académico. Ahora se ramificó de acuerdo a las modalidades de hoy.


Pero más adelante conocí las afirmaciones de los pedagogos y científicos de la epistemología o el origen del conocimiento: los niños aprenden mejor cuando lo que se les trata de inculcar se les dice cantando. Apareció ante mi mente una galería de imágenes celosamente guardadas en los recodos de mi memoria remota: rostros radiantes que se asomaban a mi cuna diciéndome cosas bonitas pero acomodando sus labios de modo que todo saliese con música.

¡Qué sabios fueron nuestros ancestros! ¿Quién les hizo saber del poder de la música para fijar en el intelecto de los infantes los principios rectores de sus sistemas individuales en el desarrollo de sus pensamientos?


Hemos perdido el contacto con el misterio que nuestros antepasados poseían con natural donosura, dando la impresión de que nacieron sabiendo.


Todo estaba conectado a un todo holístico por un gozne mágico sobre el cual giraba en armonías el complejo universo con sus eternas leyes siderales. Por eso descifraban el sentido arcano del vuelo de los pájaros. Deletreaban el enigma trazado en unos pétalos. Develaban el misterio oculto en el marchito follaje de una planta.


Espantaban a tiempo el presagio agorero descrito en el graznar siniestro de un ave nocturna. Los Reyes Magos intuyeron a la perfección los destellos intermitente de una estrella y la siguieron con ansiedad secreta logrando encontrar a la misma fuente de todos los enigmas.


Todas las especies se sabían ligadas en la colcha majestuosa del cosmos, a través de un lenguaje más allá de los sonidos, los aromas, los colores, los sabores y hasta de la invisible pizarra del espacio.

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Exordio

Revelaciones

Comments


Add
bottom of page