top of page

Jóvenes, es el momento


Por el profesor Wilger Medina Rebolledo


Creo que todas o por lo menos la mayoría de las personas y la comunidad en general, son conscientes que cuando se tiene hambre, no se vota con la cabeza y mucho menos con el corazón, se vota pensando en cómo resolver el llamado de satisfacción que se solicita desde el estómago.


La carencia o falta de alimentos, encuadra directamente en el concepto multidimensional de la pobreza, dicho esto, se consideran pobres además, aquellas comunidades que carecen de buenos servicios públicos, de educación y salud, pero son mucho más pobres, y se mantienen y tienden a la pobreza extrema, aquellas comunidades que no trabajan por exigir y construir líderes que quieran eliminar las injusticias, que trabajen incansablemente por erradicar las economías corruptas o ineficaces, que procuren que los más desfavorecidos tengan mejores oportunidades y sus vidas sean menos miserables.

Hay que restablecer la fe en la política, como un instrumento que transforma realidades, y para ello, están los jóvenes, mismos, que han logrado la superación del analfabetismo burocrático con un gran esfuerzo de sus familiares, su formación o avance en lo académico involucran no solo a quien se titula, sino también a la propia comunidad que lo alentó de muchas maneras, psicológicas, materiales e inmaterialmente.


En mi pueblo, los jóvenes están pidiendo a gritos que les den la posibilidad de gobernar, que ellos son mucho más que discursos, promesas electorales o ideologías políticas, son el presente y el futuro de una población que quiere proponer un modelo de desarrollo incluyente, a partir de la participación democrática, una generación que promete participar con argumentos, por encima de las marrullerías que manifiestan algunos activistas de la política local, quieren superar los discursos de odios que vociferan algunos “dizque” lideres que en otrora, consiguieron sus exóticas distinciones a partir de infundir miedo, utilizando la mansalva, la violencia, el soborno y la exclusión, apalancando el discurso con frases intimidantes como “ya tenemos todo cuadrao”.


Reconocer es de caballeros, indudablemente que todos los que han estado en el poder territorial, bien como Concejales o Alcaldes han realizado sus aportes al desarrollo, desde la gestión institucional que les corresponde, a partir de sus competencias como autoridades, pero desconocer que han realizado gestiones indignantes y vergonzosas, es excluir del debate algunas decisiones corporativas que tienen en niveles de pobreza a gran parte de la comunidad Arboletera, decisiones o negocios que se han gestado más allá de sus periodos de gobierno, favoreciendo a particulares de manera intencional, comprometiendo el futuro de muchas familias y de jóvenes a pagar por mucho tiempo los servicios públicos concesionados en un claro abuso de poder y favorecimiento. Negocios que aún se mantienen y hacen victimas a familias enteras que tienen que decidir entre pagar servicios públicos o comprar alimentos. “Son sus propios verdugos”


El grupo de jóvenes profesionales y no profesionales, que transitan por la exclusión que se genera, a partir de no identificarse con la forma como se hace la política local, están saturados de la división, altanería y prepotencia conque los tratan en estos escenarios que denominan directorios políticos.


Los jóvenes con su brillo, despiertan la pasión por la política, aunque saben que están rodeados de oscuras verdades, quieren escuchar la voz del pueblo, saben que deben buscar el aval de los mayores, pero sobre todo la voluntad política e indeclinable de una juventud que en uno y otro bando los ponen en las orillas para mantener su status quo.


Los jóvenes quieren construir sus propios caminos, saben de qué están hechos, y que pueden gobernar sin exclusiones, están hastiados de la politiquería y el hostigamiento en las que los han involucrados, con los cercos que inspiran los dirigentes de los partidos tradicionales, los que dirigen y liderarán las casas políticas en el territorio, los mantienen divididos para favorecer sus intereses personales.


Jóvenes, es el momento de recurrir a la democracia, para con su talante activo, llegar a la comunidad para recoger las firmas que sean necesarias y poder participar libremente, todos sabemos que los avales de los partidos tradicionales tienen nombre propio.


La conquista de la comunidad será un objetivo primordial a partir del discurso propositivo, el cual será un espacio de marketing político que los llevará a conseguir la voluntad y capacidad para gobernar más allá de sus propias necesidades.


Las campañas políticas locales se tornan hostigantes, e irrespetuosas, dividen familias y pueblos enteros, los jóvenes no quieren más de lo mismo.



Marzo 27 de 2022.

wmedinarebolledo@yahoo.com: teléfono: 3017443705 - 3116501702

21 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Add
bottom of page