Precarización laboral del Profesor de cátedra


Por el Profesor Wilger Medina Rebolledo


15 mayo día Maestro


El estallido social de hoy en Colombia, es el resultado de tantas deudas que históricamente se han acumulado en nombre de la democracia, con esto, no es posible afirmar que sea en sí misma, una forma fallida para acceder al poder.


En palabras del sociólogo, investigador, político, escritor y profesor español José Félix Tezano, “las democracias afrontan tres nuevos retos: Superar las crecientes desigualdades sociales, la precarización laboral y la transformación tecnológica del trabajo”. Agudizadas por las disposiciones que han tenido que tomar los diferentes niveles de gobierno para atender y gestionar los efectos de la Pandemia.


Son desafíos que demandan una reorganización de la democracia, sobre la base del trato de las cuestiones públicas, la definición de un nuevo marco social y el establecimiento de valores acordes con la dimensión humana y el progreso.


El futuro de la sociedad colombiana depende de la manera en que se gestionen estos tres retos, si las desigualdades aumentan, si el trabajo se precariza y, al mismo tiempo, las oportunidades de empleo se deterioran, la democracia acabará viéndose afectada y, paralelamente, si la democracia se debilita y no encuentra las soluciones, se agudizan las expresiones de poderíos que están presentes en el territorio.

Se hace necesario corregir las disfunciones y desajustes de representación política, el perfeccionamiento de la democracia forma parte de la lógica del progreso y la evolución histórica de la civilización humana, el poder de la libertad no se puede eludir con infundir miedos a las sociedades, porque se convierte en una cortina de subrepresentaciones, lo cual terminará cuestionando la credibilidad del sistema.


Es decir, hay que luchar porque la democracia ofrezca una traducción en políticas más ajustadas al interés presente en la sociedad, que permita rectificar los abusos y las tendencias hacia una progresiva concentración de poder, lo cual termina siendo excesivo, incontrolable y abusivo.


Estupendo, cuando desde los establecimientos educativos de educación superior se escuchan voces, abren espacios y ponen la academia a disposición de las partes para interceder en las posibles soluciones, que puedan garantizar la estabilidad social que exigen las instituciones que forman parte de la red - pública.


Importantísimo, de primera línea, que las Instituciones Universitarias encuentren las respuestas a muchos interrogantes que están latentes hoy en las manifestaciones de soberanía pública, contestaciones que están al interior de los centros académicos ¿Por qué un porcentaje tan alto de egresados no encuentra solución laboral, acorde a sus saberes y aprendizajes impartidos por la universidad? ¿Por qué las Universidades sostienen sus programas tanto de pregrados como de posgrados con profesores de cátedra y no vinculados, no será que con la forma de vinculación ahorran desde lo económico y con ello contribuyen a maximizar sus ganancias, aumentando la precarización laboral del profesional que con tanto esfuerzo realizó una carrera para lograr un mejor desempeño y, proporcionarse una calidad de vida respetable?


El servicio de docencia por horas Cátedra se convierte en una forma de precarización laboral y, por supuesto, profundiza la desigualdad social entre sus miembros y asociados.


En nuestra sociedad, el servicio de docencia por hora Cátedra no tiene regulación, por lo tanto, se convierte en un elemento de la autonomía y discrecionalidad de las Instituciones Universitarias, lo cual conduce a establecer una relación laboral abusiva con el profesional que debe ofrecer sus servicios de una forma angustiante para él y su familia.


No tengo nada contra los profesores universitarios vinculados, los cuales están en todo su derecho, mi respeto y reconocimiento y por supuesto, no son responsables de tal situación de tipo administrativo en las universidades.


Es de público conocimiento, las grandes diferencias y garantías, tanto económicas como de estabilidad laboral entre unos y otros.


El profesor de Cátedra, en la perspectiva discriminatoria; para algunos casos los tratan como vinculados pero para otros son externos, su vinculación se realiza el día antes de iniciar el curso, en el mejor de los casos, en otras, le toca empezar sin orden vinculante; asume los cursos que le impongan, en los horarios que desechen los vinculados; son evaluados al igual que los vinculados como debe ser, pero el resultado de la evaluación no tiene los mismos efectos para el uno que para el otro, con la calificación desfavorable para el vinculado no pasa nada, pero con el de Cátedra no le dan la oportunidad de mejoramiento y mucho menos de explicar las subjetividades del resultado de la misma; se les reconoce el pago que efectivamente se contrata para estar al frente de los estudiantes; no es objeto de capacitaciones para mejorar y potencializar su competencias, ello es una desventaja debería ser una opción para mejorar sus honorarios; el profesor de cátedra, asume los cambios y flexibilidades que exige el mundo hoy para algunos estudiantes, trabajar y estudiar, lo que implica ajustes en las demandas de los mejores clientes de la institución, sus estudiantes.


Adicionalmente, el profesor vinculado puede prestar sus servicios como docente de Cátedra, en tanto los estipendios recibidos por este concepto no son incompatibles, lo que disminuye las oportunidades y de paso, le da una “manito” a seguir profundizando la precarización laboral del docente de Cátedra.


El tema discrecional con el profesor de Cátedra en algunas Universidades es tan abusivo, arbitrario y profundo que, en algunas instituciones su vinculación es con periodicidad mensual, poniendo en riesgo la continuidad de sus mismos programas; el reconocimiento y pago de sus honorarios, se les cancela hasta diez días después de haber cumplidos sus obligaciones mensuales; el incremento salarial, no es objetivo, muy desigual; además, por los tiempos en los que estamos viviendo como sociedad debe estar disponible para atender a los estudiantes en cualquier momento del día; el incremento en los costos por atender de manera virtual, con dispositivos, espacios y aparatos electrónicos, lo asume también el profesor de Cátedra con sus honorarios.


Por último, lo reitero, no tengo nada contra los profesores vinculados, están en todos sus derechos, pero en un porcentaje muy alto, se dedican a realizar investigaciones, desde los recursos bibliográficos uno, dos, o tres años detrás de un escritorio para encuadrar escritos dentro de las normas APA, para ser publicados y ganar puntos, que le ayudan a incrementar sus salarios, pero las investigaciones no dan línea para la implementación de políticas públicas y mucho menos resolver demandas en el territorio; son documentos muy bien escritos, lindos; que no apuntan a impactar realidades sociales y políticas en la región, sólo sirven para el aumento del salario del docente investigador vinculado.


No menos importante decir, muy oportuno que las instituciones Universitarias que están ofreciendo espacios para ayudar a encontrar y ofrecer soluciones para garantizar la estabilidad democrática, política y de orden público del país, también puedan allanar caminos para resolver sus propios problemas internos.


A TODOS MIS COLEGAS ¡¡¡ FELIZ DIA DEL MAESTRO

191 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add