Problema ético y moral


Hoy que estamos ad portas de entrar a un nuevo período de proselitismo político, donde se va a renovar o reelegir los congresistas y dos meses después al presidente de la república, se hace necesario que se examinen los comportamientos éticos y morales de los actuales Senadores y representantes a la Cámara y de los que aspiran a una curul, esto sin tener en cuenta a qué partido o ideología política pertenezca, porque según algunos estudiosos en Colombia estamos pasando por una gran crisis ética y moral, es decir nuestra sociedad no está aceptando el contrato social o el conjunto de normas que nos rigen socialmente y los ciudadanos tienen malos comportamientos y problemas de conducta.


Esto explica en gran medida los altos índice de corrupción que se da en todos estamentos de la sociedad Colombiana, no siendo exclusiva del sector público, porque también se encuentra en el sector privado desde hace mucho tiempo, pues para que exista el corrompido de debe existir el corruptor


La explicación desde punto de vista teórico y filosófico se encuentra en las obras de Immanuel Kant y John Rawls, de quienes extracto lo que sigue…

La corrupción es un problema que nos debe preocupar, ya que su práctica y/o tolerancia compromete a toda la sociedad. Del mismo modo consideramos que la misma no solo es un problema meramente legal. A partir de ello, la conjetura que guiará el presente será la siguiente: “La corrupción es el incumplimiento del pacto de justicia”…

Podría llenar varios párrafos con frases y citas de otros autores que han abordado el tema de la corrupción en Colombia y el mundo desde otros ángulos y puntos de vista, pero esto es una situación que necesita de la reflexión sesuda y apelación al sentido común para salir del problema actual; la crisis ética y moral que nos tiene sumidos en el subdesarrollo.


Para la anterior se plantea la pregunta del millón ¿Qué hay que hacer? , y la respuesta es muy sencilla: elegir buenos representantes al congreso de la república y un buen presidente, quienes además tener unos excelentes planes de gobierno o nobles propósitos, deben ser personas éticas y revestidas de moral.


En suma, parte de solución está en nuestras manos: en el voto consciente y responsable.

Otra solución que surge es que si usted analiza la baraja de candidatos y encuentra que no hay quienes tengan los principios morales y éticos o carecen de propuestas serias. Entonces, haga valer su derecho de elegir y ser elegido y postúlese como candidato. Esa es la democracia.


150 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add