Revive la Corporación Parque Cementerio de Arboletes-CORPACAR


La Corporación Parque Cementerio de Arboletes CORPACAR, sé levantó como el aves fénix del polvo de sus propias cenizas producidas por el abandono de la comunidad, el desinterés de las administraciones municipales, la falta de colaboración por parte de los hacendados que poseen terrenos aledaños a la zona urbana de Arboletes. Sólo uno de los propietarios de tierra ofreció alguna posibilidad pero en finca ubicada en el vecino municipio de Los Córdobas; lo cual se veía algo insólito por su ubicación.


Antes de continuar quiero rendir un pequeño homenaje al señor Policarpo Fuentes Barragán, este hijo de Arboletes fue quien motivó a un grupo de personas para que se organizara una Corporación denominada Parque Cementerio. Esto porque él regresó a Arboletes con la primera funeraria que llegó a este municipio. Por que tuvo la oportunidad de conocer el estado en que se encontraba este campo santo, donde todos llevaban a sus parientes sin encontrar una manera digna para depositar allí sus restos mortales.

Fue entonces cuando ese puñado de personas encabezada por Policarpo Fuentes Barragán quien consiguió el apoyo del párroco de Arboletes Mariano Usuga Manco (actual presidente de Corpacar), realizando varias reuniones donde se acordó por medios de una Asamblea de fundadores organizar los estatutos que establecieran las normas y procedimientos para el funcionamiento de dicha organización.


Después de varios meses de lucha y trabajo comunitario, se logró la aprobación de los estatutos y el reconocimiento de la personería jurídica ante la cámara de comercio de Urabá.


Cuando todo parecía perdido para la corporación, surgió en medio del desespero y la angustia que causó el trabajo fotográfico publicado en las redes sociales lo cual despertó el entusiasmo de un grupo de Arboleteros que tomó la rienda y el compromiso de ayudar a la corporación CORPACAR para que la idea del parque cementerio como es uno de los objetivos de esa corporación sea una realidad.


Aprovechando la importancia que tienen las redes sociales algunos hijos de Arboletes que en su mayoría viven fuera de este municipio, lanzaron una idea denomina "Benefactores Pro Cementerio", la cual fue acogida por 30 personas en su mayoría profesionales, algunos de ellos ya jubilados. Hasta la fecha se ve el trabajo realizado como: reactivar en la cámara de Comercio de Urabá la personería jurídica de CORPACAR, hacer varias reuniones virtuales y la convocatoria a un encuentro en Arboletes el día 23 del presente mes de julio, donde concurrieron personalidades como el señor obispo de Apartadó Monseñor Hugo Alberto Torres Marín.


En el encuentro mixto ( presencial y virtual), acudieron presencial 30 delegados y se debatieron varias iniciativas como: la conformación de una alianza entre la diócesis de Apartadó y el municipio de Arboletes, la entrega en comodato del terreno por parte del municipio a la parroquia Inmaculada Concepción de Arboletes o a la corporación CORPACAR.


Exhibieron un video que muestra la manera lamentable en que se encuentra el cementerio con el título Terror de morir en Arboletes, acto seguido se pudo ver un trabajo presentado por la oficina de planeación y demás funcionarios de la administración de Arboletes donde proyectan como sería el campo santo dividido éste en varias etapas con un valor presente a más de mil millones de pesos la primera etapa.


En la intervención de Monseñor Hugo Alberto Torres Marín quien era el invitado principal por su experiencia en lo relacionado con los cementerios; ya que la Diócesis tiene a su cargo varios en la zona de Urabá. Monseñor hizo un relato pormenorizado de varios ejemplos relacionados con el manejo de los camposanto en varias ciudades como Bogotá, Medellín y varias parroquias de la zona.


Afirmó Monseñor que los cementerios modernos o sea para el futuro no serían tan grandes porque ya no se enterrarían los muertos sino que se cremaran, de esta manera se bajarán los costos de los entierros, también dijo ya no era rentable vender las bóvedas o los nichos porque era muy costoso su mantenimiento, que le habían manifestado personas con experiencia sobre el manejo de los cementerios que lo mejor era alquilar los lugares a cuatro años. Y por último que la parroquia Inmaculada Concepción no podía recibir en comodato el cementerio porque ya tenía otro compromiso, que seguirán apoyando al municipio y a CORPACAR para que se solucionara este problema.



106 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add