top of page

Salud mental; efecto colateral post pandémico



Un año después de la declaratoria de la pandemia por Covid – 19 en Colombia, hoy se vislumbra una luz al final del camino, con la llegada de las primeras dosis de las vacunas contra el coronavirus y la implementación a paso de tortuga del plan nacional de vacunación.


Durante estos doce meses, son miles los afectados en nuestro país, a la fecha según cifras oficiales del Ministerio de Salud se han infectado 2.177.199 de los cuales 60.503 han fallecido, esto nos indica que indirectamente más de 10.000.000 de personas han sufrido de alguna manera consecuencias negativas por razón de la pandemia.


A medida que el virus sigue presente en nuestras vidas, los expertos hablan, cada vez con más hincapié, en la pandemia de la Salud Mental que generará el confinamiento y esta crisis de salud pública.


Los efectos psicológicos, sociales y neurocientíficos del Covid-19 están siendo explorados en las diferentes partes del mundo.


Según estudio realizado por la academia de ciencias médicas de Reino Unido revela preocupaciones generalizadas sobre el efecto del aislamiento social. Su repercusión sobre el bienestar; aumento de la ansiedad, depresión, estrés y otros sentimientos negativos han sido valorados. Además, analizan la preocupación por las implicaciones prácticas de la respuesta a la pandemia, incluidas las dificultades económicas.



Muchas de las consecuencias anticipadas de la cuarentena y las medidas de distanciamiento social y físico asociadas son en sí mismas factores de riesgo clave para los problemas de salud mental.


Estos incluyen suicidio y autolesiones, abuso de alcohol y sustancias, juegos de azar, abuso doméstico e infantil y riesgos psicosociales (como desconexión social, falta de significado o anomia, acoso cibernético, sentirse agobiado, estrés económico, duelo, pérdida, etc. desempleo, falta de vivienda y ruptura de relaciones).


Antioquia es el segundo departamento después de Bogotá con mayor número de infectados, lo que hace necesario que desde el Ministerio y la Secretaria de Salud volqué su mirada hacia estas problemáticas que permita que las necesidades de estas personas se identifiquen de manera eficaz, e implementen políticas encaminadas a brindar atención asistencia y protección a todas las personas que a consecuencia de la pandemia hayan sufrido alguna afectación emocional.


Hacer frente a este desafío requiere la articulación, integración y compromiso de las entidades públicas y privadas y ciudadanía en general que permita aunar esfuerzos para que los problemas de salud mental no se conviertan en la próxima pandemia de este siglo.



Felipe Ramírez Castillo

Psicólogo


86 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

댓글


Add
bottom of page