Sanjuanero gana premio Nacional de poesía casa SILVA

Actualizado: 5 nov 2020

El profesor Iván Graciano Morelo Ruiz, nacido en la vereda La Mugrosa de San Juan de Urabá Antioquia-Colombia, fue el reciente ganador del concurso nacional de poesía Fundación Casa Silva-Bogotá 2020, el docente, poeta y artista ya había ganado otro concurso este mismo año con su libro Por los caminos del Jaguar y la Anaconda, premio otorgado por el Ministerio de Cultura de Colombia.


 

Al certamen de poesía Casa Silva se presentaron dos mil trescientos setenta poetas residentes en Colombia y colombianos que moran en otros países. Fueron preseleccionados cien poemas y de ellos quedaron quince finalistas, diez de ellos recibieron mención y los cinco restantes quedaron como ganadores.


Iván Graciano Morelo Ruiz actualmente es docente en el municipio de La Estrella, Valle de Aburrá, Antioquia. Es escritor por la gracia de la palabra dulce trasmitida desde la infancia por sus abuelas, escultor, y profesor destacado con varios reconocimientos por su bella labor, es un amante de la naturaleza, puesto que ese amor lo lleva en la sangre ya que es de origen campesino criado y amamantado con mango de su región. Iván, dio los primeros pasos en una finca ubicada a orillas de la quebrada La Cristalina hermanada ésta a Quebrada Honda, lugares inolvidables donde aún tiene sus raíces sembradas, y de donde extrajo de la tierra esa sabiduría ancestral que lo sigue alimentando para que sus frutos lleguen a todos los que tenemos la dicha de conocer sus escritos con olor a monte, a tierra fértil después de un aguacero mayo.


En este mismo año había concursado con un libro denominado Los Caminos del Jaguar y La Anaconda. Patrocinado por El Ministerio de Cultura de Colombia, con el que logró otro premio.

A propósito, vale destacar que, el profe cuenta con un cultivo de palma de tagua conocida como el marfil vegetal de Urabá, de donde fabrica diversos objetos tallados a mano, cuenta con una revista del mismo nombre, en la cual publica textos literarios de escritores, especialmente de sus estudiantes a los que le ha sembrado el amor por la lectura y escritura, ya que realiza varios talleres de poesía donde los protagonistas son los niños.


RÍo de Palabra ("María Antequera")


Por su parte, el poema Río de Palabras (María Antequera) con que ganó el premio nacional de poesía Casa Silva, refleja las vivencias del pueblo chocoano y la magia de las palabras salidas por la boca de una mujer llena de conocimientos ancestrales al servicio de su gente, que se mueve por los ríos de su infancia como lo es el río Baudó, teniendo como acompañante una canoa hecha con madera de árboles levantados a orillas de los ríos, con la mirada acuciosa de esas matronas.

Para nuestra región, es de mucha alegría contar con profesores con esas características como las del profe Iván Graciano Morelo Ruiz, con las cuales enaltece a la comunidad de Urabá, y he aquí les dejamos para su deleite el poema Río de Palabras (María Antequera).


 

RÍO DE PALABRAS


María Antequera, nagra cantadora,

por su boca fluye un río de palabras muy antiguas,

una música en la que se envuelven la tristeza y la risa.

Nació una mañana entre pájaros palabreros,

pájaros que cantaban misterios africanos.


María Antequera ha cantado canciones de cuna,

y también ha cantado alabaos

cuando los muertos queridos abordan la canoa

río arriba, hacia la orilla del origen.


María Antequera sale en silencio cada mañana

a recoger las semillas de las palabras

que dejan caer los pájaros palabreros

sobre la hoja en blanco del aire.

En su garganta ―vivo instrumento de viento―

germinan las semillas de las palabras con que

ella, con su boca amplia, sonora,

habla a los vivos y a los muertos.


La matrona también aprendió palabras de sanación,

rezos para curar el mal de ojo,

el aire en el ombligo de los niños

y el soplo en el corazón de los enamorados.

María Antequera es partera y conoce las secretas palabras de la vida,

conoce el silencio morado de la muerte y la roja algarabía del corazón

―vivo tambor donde resuena el misterio de vivir―

De noche, recostada en su catre de madera de santacruz,

escucha afuera del tambo,

entre el lodo que deja la última creciente del río Baudó,

el matraqueo de las ranas

que imitan los ronquidos del dios de los batracios.


En su catre de santacruz,

se duerme María Antequera

mientras por su sueño baja,

en una antigua lengua africana,

un caudal de palabras que se arremolinan en su pecho.


Iván Graciano Morelo Ruiz, 2020.


863 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add