Knockout a la alternancia

Pese a la reiterada insistencia del Ministerio de Educación sobre la imperiosa necesidad de implementar el modelo de alternancia en las instituciones educativas a partir del 01 de febrero de 2021, la pandemia del Covid 19 le ha propinado un knockout (como se dice en términos boxísticos) al denominado plan de alternancia.


Para nadie es un secreto, y como lo mencionaba en mi artículo anterior, esto es crónicas de un encierro anunciado, algo que se veía venir luego de que se flexibilizaran las medidas para el control de la propagación y mitigación del virus a finales del año 2020.


Hoy que los estudiantes están a punto de iniciar este nuevo ciclo académico 2021, el Ministerio de Educación Nacional ha delegado la responsabilidad de autorizar el retorno gradual, progresivo y seguro a las Entidades Territoriales Certificadas en Educación, lo que se convierte en una papa caliente para estas entidades, toda vez que esto genera un alto riesgo para los estudiantes, padres de familias y personal docente y administrativo.


Teniendo en cuenta que el 92% de los municipios del país están siendo afectados por el SARS-COV-2, y que el gremio de los profesionales de la salud están advirtiendo permanentemente de la fragilidad e incapacidad del sistema de salud para atender el alto índice de contagios presentados en los últimos días.


A nivel nacional se presenta un porcentaje de más del 90% de ocupación de camas UCI, y en algunos departamentos les ha tocado tomar la decisión de enviar pacientes a otras partes del país, toda vez que no cuentan con personal médico, camas o medicamentos suficientes para atender la emergencia.


Si bien es cierto, que es necesario el retorno de los estudiantes a las aulas de clases porque el aislamiento y encierro genera condiciones negativas para la salud mental de los niños, niñas y adolescentes. También es cierto que en estas circunstancias sería impensable y una gran irresponsabilidad pretender imponer el retorno a clases presenciales sin contar con los recursos necesarios que puedan garantizar la seguridad de la comunidad educativa.



Así las cosas solo queda esperar que el índice de contagio empiece a disminuir, y que el plan de vacunación del gobierno nacional se empiece a ejecutar, es decir que el modelo de alternancia está sujeto a múltiples variables, lo que significa que determinar una fecha precisa para el regreso a las clases presenciales es imposible en estos momentos.


Felipe Ramírez Castillo

Psicólogo

152 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add