El voto a favor o en contra

Este domingo se llevan a cabo las elecciones para elegir al huésped de la Casa de Nariño por los próximos cuatro años, en una época crucial de nuestra historia, llena de convulsiones, desesperanzas y la amenaza latente de una tercera guerra mundial por el conflicto que enfrenta a la Federación Rusa con la República de Ucrania, que aunque estos países estén lejos de nuestras fronteras, nos tocan directa e indirectamente, máxime cuando el actual gobierno se alineo del lado de la República de Ucrania y busca un chance para ingresar a la Organización del Atlántico Norte-OTAN.


Lo anterior nos pone en un alto riesgo y nos limita las relaciones con Rusia, que se asoma como una potencia emergente en lo económico y lo militar. Sumando una arista mas a la encrucijada de Colombia, llena de sinsabores por una alza generalizada de los bienes de consumo básico, la violencia generalizada, la corrupción campeando en todos los niveles del Estado y un gobierno que se hace el de la vista gorda con las grandes mayorías y complaciente con la minoría rica, dueña de gran parte del aparato productivo y la banca nacional.


Frente a lo planteado, la coyuntura electoral de hoy nos presenta unas opciones y unos caminos para escoger, que básicamente se resumen en votar a favor o en contra de si mismo, dependiendo en el lugar que se considere estar.

En la mesa están las siguientes propuestas:


Una que busca el continuismo del actual sistema de cosas, con las mismas políticas, iguales remedios y sólo cambiar algunas personas y defender el status quo. La que se muestra como independiente, pero que en esencia es un maquillaje de la anterior y está la propuesta de un verdadero cambio, que busca remover todo el Estado con reformas estructurales, incluyentes y en favor de las grandes mayorías.


Servidas y conocidas las propuestas queda en manos de cada uno de los electores el destino de Colombia para el presente cuatrienio.


16 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add