top of page

Qué es un pueblo educado?

Por el Profesor Wilger Medina Rebolledo


“Un pueblo se entiende educado cuando sus gobernantes teniendo la posibilidad de hacer trampa no las hacen”.

Por estos días, en medio del disfrute de mis nietos y sus vacaciones, sentados en el comedor a la hora del desayuno, pregunte ¿Qué es un pueblo educado?, uno de ellos que no llega a los once años, me respondió, “es algo que no tendremos nunca en este país”, y contra pregunte ¿porqué dices eso? y me reafirmo “porque en un país donde matan gente, a los niños, animales, se roban el dinero y acaban con los bosques y eso nunca será de un pueblo educado”.


El desayuno prosiguió, sin protocolos, en medio de risas y con la inocencia de los ellos, “sin filtros”, no se rebuscan las palabras para quedar bien, porque eso es lo que menos le interesa, no tienen que cumplirle a nadie, solo dicen cosas, con franqueza, sin la rigurosidad de la académica, más desde su ser, pero con un sentido profundo, que lo justifican con facilidad, sin temores. Nuevamente, tratando de entender, examinando un poco la postura de quien me respondió, porque me causó admiración sus afirmaciones, pregunte ¿entonces para ti que sería un pueblo educado?, con su misma franqueza me dice “abuelo, un pueblo es educado, así como cuando tu dejas que todo suceda dentro de la naturaleza de la vida, con simplicidad y sin afanes de conseguir dinero”.


Semejante situación me llevo a reflexionar sobre el asunto, después del desayuno, me fui a la biblioteca virtual y empecé a esculcar realmente sobre ¿Cómo sería un pueblo educado?, encontré respuestas como estas, “la verdadera riqueza de un pueblo está en su educación”, no en tener minas de oro, diamantes, petróleo, níquel, mafiosos en el poder o amigos poderosos, etc., etc., etc.

El intelectual y profesor universitario Antonio Escohatado, español, sostuvo en una entrevista que “la riqueza producida desde la educación no es económica, es una riqueza para la vida, lo que te conduce a asumir una conducta de respeto, esto es; si teniendo la posibilidad de robar no lo haces, educación significa, que tú vas pasando por la calle estrecha, te bajas y dices disculpe, educación es que, aunque vas a pagar la factura de una tienda o de un restaurante, dices gracias cuando te la traen y nuevamente cuando te dan las devueltas”, y sigue sosteniendo el filósofo español “un pueblo es rico si tiene educación, en definitiva la riqueza es conocimiento y sobre todo conocimiento que le permite un respeto ilimitado por los demás”.


Ello, significa que la educación no se consigue en la universidad, se puede tener muchos estudios o investigaciones que te dan títulos, pero se puede seguir siendo mal educado, desafortunadamente, en la sociedad Latinoamérica no se aprecian las personas por el grado de educación, si no por el tamaño de sus bienes materiales o riqueza, que te hace entre comillas “un ser de bien”, aunque ese “ser de bien”, te haga un ser oscuro, escoltado, carros blindados, que pareciera que fuese un plus para estar rodeado de poder, induciendo la voluntad de quienes se instrumentalizan detrás de las cortinas de la crisis que se propicia, para desde ahí actuar inmisericordemente.


Volviendo al tema que convoca esta columna, en un pueblo educado los que gobiernan no hacen cosas para el tablado, o para que la galería los aplauda, se realizan ejecutorias coherentes, entre lo que se piensa, se dice y se hace, es decir, se es políticamente correcto, lo que te lleva al culto de la población. La corrección política se hace con políticos correctos, si seguimos haciendo lo mismo que hacían los otros, el pueblo no se educa, simplemente entiende el cambio de actores “más de lo mismo”, este gesto lleva al pueblo a tener una conducta de doble moral y se aleja de los valores de la educación, la probidad y el respeto, los miembros de la sociedad terminan engañando a todos los actores. Y así, la sentencia será “la politiquería terminará destruyendo su propia sociedad”.


Un pueblo educado, progresa, no adula por hacer bien la tarea, simplemente la reconoce y el responsable gana admiración y respeto, por el contrario, un pueblo no educado no progresa en razón a que venera la corrupción con la esperanza de que ésta llegue donde él, vitorea al corrupto lo irrespeta y le juega con doble agenda.


La importancia de un pueblo educado, es que por su naturaleza es culto, se potencializa, se vuelve competitivo y el recurso más importante es él, no son las minas de oro, de petróleo, el mafioso o el poderoso.


La política tiene que ser útil para preservar y potencializar la institucionalidad, en favor de los bienes y servicios a partir del cumplimiento de su misional tarea.


Julio 3 de 2021.

wmedinarebolledo@yahoo.com:

teléfono: 3017443705


46 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add
bottom of page