top of page

La mal llamada clase media en Colombia

El profesor Harvy Vivas, del Departamento de Economía de la Universidad del Valle, quien es investigador del laboratorio urbano del Centro de Investigación CIDSE y del grupo de investigación de Economía Regional y ambiental GERA, es un buen referente para dar a entender el contexto real de la mal llamada clase media en Colombia; para hacer un análisis profundo del tema se necesita de personas como estas, con una opinión fundamentada en la razón de alguien especialista en la materia.




Los modelos económicos mundiales se desprenden desde el centro y apuntan a los cuatro puntos cardinales de cada país, se puede decir, que es el eje central para el desarrollo social y potencial humano dentro de la vanguardia capitalista; es el mismo sistema de consumo que impone a gran escala el colapso natural del mismo hombre y su entorno. Asimismo, se va generando una órbita de necesidades complejas a la hora de satisfacerlas para la gran mayoría de humanos, y por la otra parte quienes operan el sistema se jactan hasta volverse insaciables de la misma producción que genera el mísero.


Me explico, con datos muy puntuales para ir entendiendo el cuento que nos quieren hacer creer de un modelo económico colombiano que no existe. Según el DANE, los ingresos mensuales que oscilan entre $450.000 y $2.250.000, esto es un promedio de las familias que generando estos dividendos son considerados de clase media. La pregunta es ¿en qué porcentaje de hogares en Colombia se generan estas sumas de dinero? Para responder a este interrogante surgen otros cuestionamientos. Ejemplo de ello: ¿Qué es la inflación, Producto Interno Bruto (P.I.B.), Índice de Pecio al Consumidor (I.P.C.), Impuestos, sobrevalorización etc. Entonces, para alcanzar a definir tal situación, debemos propender por ubicarnos dentro de cada uno de estos términos.


Con lo anterior, quiero empezar por quitarles la venda a aquellos colombianos que en promedio dicen con orgullo que pertenecen a la clase media de este país. Según los enfoques sociológicos se deben tomar en cuenta el nivel de ingreso, educación, ocupación, patrones de consumo, estructura familiar, aspiraciones de los individuos… De acuerdo a ello, ¿los ingresos fijados anteriormente alcanzan para satisfacer lo antes mencionado?, por favor, nos encontramos ante el más aberrante disfraz de la afirmación técnica clase media.

Ahora bien, súmele la canasta familiar, arriendo, servicios públicos, impuestos, colegio, vestido, salud, créditos, préstamos bancarios… Y pare de contar… Eso indica que, no nos pertenecen los ingresos que generamos a raíz de nuestro sudor, lo que nos pertenece son los egresos y las cuentas por pagar, como dijo mi cantante favorito a quien llamo el filósofo de la canción Ricardo Arjona: "la deuda externa nos robo la primavera."


Les dejo este último dato importante, para que salgan de la metástasis financiera que hoy embarga a la mayor parte de los colombianos. “Hay que trabajar más de 200 años con un ingreso mensual de 450.000 mil pesos, para obtener los ingresos mensuales de un millonario en Colombia. Y si los ingresos del mismo hogar fueran 2.250.000 pesos, tendría que trabajar tieso y parejo más de 40 años para obtener los ingresos de ese millonario”.

Concluyendo desde la objetividad de un tema en específico, también es bueno hablar desde la subjetividad y el enfoque diferencial desde la retina hacia dentro de cada uno de nosotros; o sea, haciendo un análisis crítico de la economía de los hogares colombianos, sin temor a equivocarme, somos un país habido de inversión estatal, y donde nuestras regiones periféricas viven en su mayor parte de la ilegalidad e informalidad porque las circunstancias obedecen a ellas… La dirigencia política de este país es indolente con la situación precaria que azota vilmente a quien explota y ara la tierra, para ellos no hay inversión ni garantías que coadyuven al mejoramiento y calidad de vida digna de esa ciudadanía que cada vez pierde en su trasegar el horizonte de su vida… La brecha entre ricos y pobres cada día se dilata más, con el ánimo de recrudecerse en la desidia de un gobierno egoísta y avasallador.


En Colombia no hay clase media, solo existe en las mentes efímeras y banales de un pensamiento retrogrado, insostenible e insolvente.

42 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Add
bottom of page