top of page

Phubbing o ningufoneo



Si usted es padre de familia, seguramente ha tenido que vivir algún episodio conflictivo con sus hijos, especialmente con los adolescentes cuando están conectados a algún dispositivo electrónico y usted intenta hacerlo cambiarlo de actividad.


La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó recientemente una nueva edición de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-11) en donde incluyen la adicción a los videojuegos como un “trastorno mental debido a comportamientos adictivos”. Que son aquellos síndromes que, según su definición, interfieren en las funciones personales como resultado de comportamientos repetitivos en la búsqueda de alguna recompensa.

Este tipo de comportamientos es denominado phubbing‘ o ningufoneo. Que consiste en el acto de ignorar a una persona y al propio entorno por concentrarse en la tecnología móvil, ya sea un teléfono inteligente, tableta, PC portátil, u otro objeto inteligente.



Este comportamiento no se presenta exclusivamente en adolescentes y jóvenes, hoy día muchos adultos están siendo absorbidos por el uso y la influencia de las nuevas tecnologías a tal punto que es la causa de muchos conflictos y rupturas de las relaciones familiares, divorcios, separaciones, desmotivación escolar, baja productividad, trastornos de sueño, trastornos alimenticios, sedentarismo, problemas de salud física y mental entre otras.


El phubbing‘ o ningufoneo. Es un termino que resulta de la combinación de las palabras en inglés phone (teléfono) y snubbing (hacer un desprecio). En español se dice ningufoneo. Este trastorno mental puede llegar a convertirse en un problema grave para nuestros hijos, ya que puede generar aislamiento y distorsión de la realidad. Asimismo, si nuestros hijos prefieren el mundo virtual que el real, pueden llegar a tener confusión sobre su identidad, así como pueden dejar de interactuar en la vida real con su entorno por preferir vivir experiencias en la vida digital, etc.


El instituto colombiano de bienestar familiar (ICBF) recomienda que las consolas de videojuegos tanto estáticas como portátiles y smartphone no deben permitirse a los niños antes de los 6 años, esto apoyado en el concepto técnico de algunos neuro pediatras, que afirman que, hasta esta edad, el autocontrol de los niños no está totalmente desarrollado y tampoco han desarrollado por completo las habilidades para diferenciar la realidad de la ficción.


Así mismo recomienda que lo ideal sería esperar hasta que cumplan 14 años para regalarles su primer smartphone y permitirles entrar en una red social.


Teniendo en cuenta que de los 13 años en adelante, los adolescentes, han desarrollado habilidades sociales, psicológicas y emocionales que les permiten acceder no solo a internet sino, también al abanico de posibilidades que ofrece, entre ellas las redes sociales.


Ningún padre quiere que su hijo caiga o se deje enganchar por el phubbing‘ o ningufoneo, por esto aquí le dejo algunas recomendaciones para prevenirlo:


  • Nada de pantallas hasta los dos años.

  • Supervisa su uso: puedes usar el control parental para ello.

  • Ordenadores, videojuegos y dispositivos electrónicos en zonas comunes.

  • Dale opciones para entretenerse para que no deseen las pantallas.

  • Pon horarios fijos para su uso.

  • Navega, chatea y juega con tus hijos.

  • Fomenta el pensamiento crítico de tus hijos.

  • Ayúdales a diferenciar realidad de ficción en lo que ven: podemos educar su mirada para que puedan discernir que aquello que ven en las series o en las películas no es real.

  • Evita darles pantallas en momentos en los que tanto ellos como nosotros estamos ansiosos.

  • Da ejemplo: si queremos que nuestros hijos no estén enganchados a la tecnología, tenemos que empezar dando ejemplo y no estando todo el rato pendiente del teléfono.

Felipe Ramirez Castillo

Neuropsicólogo

201 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


Add
bottom of page