top of page

Se pierde la gobernabilidad en el territorio

Profesor Wilger Medina Rebolledo

El Problema del Virus COVID 19, que desemboco en una Pandemia, ya no es un problema científico y mucho menos de la ciencia, ya dijeron que es un virus, de dónde proviene, como se contagia, definieron la vacuna y como se contrarresta.


El Problema para el mundo hoy, es cómo se gestiona desde el Gobierno para contrarrestar su propagación y así poderle quitar presión a los Sistemas de Salud, de tal manera que aquella persona que necesite ser atendida en centro hospitalario tenga la posibilidad de llegar con toda la tranquilidad y pueda salvar su vida, para bien de ella y sus familiares.

El Sistema de Salud debe ser competitivo para atender la demanda que ya hoy se convirtió en un problema de Salud Pública.


Los profesionales de la ciencia en el saber de su cientificidad y sabiduría solamente dan recomendaciones para aliviar la carga que va a precaver la capacidad del Sistema de Salud, en un momento determinado pueden solicitar al Gobierno disponga de medidas más restrictivas, cierres temporales de toda la dinámica de la sociedad que pueden tener un impacto en la economía.


Así las cosas, los niveles de gobierno se tienen que articular para resolver el problema de Salud Publica declarado a partir de considerase, una Epidemia.


Las demandas para atender el tema individual por persona de salud están plenamente identificadas, se necesitan entre otros; camas, asistencia médica especializada, oxigeno, elementos de protección, medicamentos, es decir, un kit especial para atender el virus.


Desde el punto de vista social se necesitan otros elementos asociados a la calidad de vida, economía y social para atender las medidas del gobierno, además del autocuidado, el gobierno en su articulación debe propiciar mundos que ayuden a una correcta aplicación y manejo de las medidas para evitar mayor contagio.


Es un tema de Políticas Públicas, objetivas, con razonabilidad adecuada, sin ambigüedades, no se pueden definir medidas inocuas de doble estándar, por ejemplo, no se permiten las aglomeraciones, pero se permite, el uso de los medios de transportes masivos en todas las ciudades y centros urbanos del país.


Ahora bien, las razones por las que no se prohíbe totalmente la movilidad de la sociedad es por un asunto netamente de no paralizar la dinámica económica, lo que obliga a los niveles de gobierno a ponerse de acuerdo en cómo hacer para superar tales asuntos económicos, de ingresos y gastos de las familias colombianas, no es con represión, esto conduce a la perdida de la Gobernabilidad en los territorios.


El Gobierno Nacional tiene que echar mano de los recursos económicos en reserva que tenga para intervenir conjuntamente con los Gobiernos Territoriales para sostener las medias dispuestas y evitar aumentos de los contagios.


La apuesta gubernamental hoy, es política, no es científica, se trata darle un manejo adecuado a la Pandemia para evitar que se propicie el contagio, con focos definidos por aglomeraciones de cualquier tipo, por manifestaciones, por movilidad, por partidos de fútbol, por productividad, economías o por cualquier otra necesidad, lo evitable es precisamente las multitudes.


La presentación de la reforma tributaria, en este momento de encierros, de asfixia económica, emocional y social con seguridad provocaría una reacción contra el Gobierno, y así fue se convirtió en el detonante para las manifestaciones y aglomeraciones de todo tipo, pacificas, violentas, en redes sociales, de los movimiento sociales, radicales y políticos, esto conlleva al mal momento por el que traviesan los gobiernos territoriales.


Las Marchas no obedecen solamente a la presentación y no retiro de la reforma tributaria, las manifestaciones responden al acumulado de no respuestas por parte del Gobierno, frente a otras carencias sociales que son responsabilidad de los Instituciones Gubernamentales, la falta de cobertura en conectividad para atender la educación, la salud, la seguridad, los servicios públicos, la falta de una justicia real, la corrupción, la precariedad de los organismos de control, la precarización laboral en fin…. son muchos, los tizones que favorecen y legitiman las manifestaciones.


A todas estas demandas el Gobierno no responde adecuadamente, por el contrario, desafía la voluntad de los manifestantes con fallos de tutelas cuestionados por altos tribunales, con reprimendas desde la fuerza pública, con la indeclinable voluntad de no retirar la reforma tributaria, con discursos que suenan más a regaños que a plantear soluciones, como si se estuviera desconectados o Gobernando de espaldas a su gobernados y, por último, el tono amenazante de repeler con ayuda de las fuerzas militares dentro de las ciudades.


La realidad para los Gobiernos Territoriales es compleja y se pierde Gobernabilidad en el mismo. Si no se toman las medidas conducentes a Gestionar desde las Políticas el manejo de la mitigación de contagios, que conduzcan a controlar el avance de la Pandemia, los mandatarios locales no son capaces de aguantar la arremetida de la sociedad manifestante de muchas maneras.


Dios quiera y ayude con su luz a dar un buen manejo para garantizar Paz y Convivencia en el Territorio.

Mayo 2 de 2021. wmedinarebolledo@yahoo.com: teléfono: 3017443705

335 visualizaciones0 comentarios

Comments


Add
bottom of page