Voto fiado, mejor negocio


En estos tiempos es común ver en el torno Arboletero y en la mayoría de los pueblos de Colombia la proliferación de la propaganda política, vallas, pasacalles, afiches, mensaje en la radio y la televisión. De igual manera han llegan al pueblo un sinnúmeros de candidatos a tratar de convencer a los ciudadanos que los acompañen con su voto, unos lo hacen por primera vez y otros son viejos conocidos que aparecen como la cosecha del tamarindo, solo por esta época, prometiendo que ahora sí harán el cambio, que vendrá el progreso a la región y Colombia.


Es una época de negocios políticos, donde algunos líderes locales hacen alianzas con los candidatos en contienda con la esperanza de que estos una vez estén en cargos de representación vuelvan la mirada nuevamente a éste pueblo, con la inclusión de proyectos de desarrollo que alivien los problemas que se padecen desde hacen largos años.


Otros lideres simplemente ven en la época electoral la redención económica y aprovechan el candidato o cliente que esta urgido de su trabajo y que esta dispuesto a pagarle para que le ayude a conseguir votos locales, aprovechando su representación y la simpatía que tiene.


Aquí no importan las ideas ni el partido, la fidelidad esta de lado del monto del dinero que ofrezcan. Es por ello que vemos propaganda de muchos matices y de otras regiones. A estos mercaderes se le ve el día de las elecciones con grandes sumas de dinero comprando votos y hasta peleando por su candidato.


Entonces, el día de las elecciones hay unos ciudadanos que conscientemente depositaran su voto. Se presentarán los que son influenciados por el favor recibido por si mismo o por interpuesta persona, ya que en su mente se sienten con el deber de apoyar al candidato de su equipo político so pena de perder el empleo, el del familiar o amigo.


Está el ciudadano que no vota, el que vota en blanco, pero también están los que solo votan si les pagan.


Son éstos últimos ciudadanos, junto con los politiqueros que auspician estas prácticas fraudulentas los que perjudican y deslegitiman el proceso electoral. Hacen ver el proceso electoral como un espectáculo grotesco, sucio, donde el resultado no depende de las ideas, ni de las propuestas sino de la cantidad de dinero que circule en las campañas de los candidatos.


Dicen los teóricos que: "la compra de voto daña la democracia porque afecta la rendición de cuentas y la responsabilidad de quienes ocupan un cargo de elección, limita la capacidad ciudadana para elegir libremente a los gobernantes y representantes, mina la calidad de la política pública que emana de los políticos que ganaron comprando votos, invierte el sentido de las elecciones como instrumentos de toma de decisiones políticas, agudiza las desigualdades sociales, altera los resultados electorales, promueve incentivos erróneos a los candidatos elegidos y genera un gasto excesivo cuyo origen de los recursos es ilegal. (https://revistas.unab.edu.co/index.php/reflexion/article/view/3992/3512).


La compra de voto no se restringe solo al dinero que se entrega en efectivo al elector, sino que incluye una amplia diversidad de bienes como mercado, comida, bebida, tejas, cisternas, cemento, medicinas, equipamiento deportivo, electrodomésticos, muebles, ropa, entre otros. A su vez, se incluyen una variedad de servicios como pavimentación, atención médica, suministro de energía eléctrica o agua potable, servicio de telefonía o internet, entre otro".

(https://revistas.unab.edu.co/index.php/reflexion/article/view/3992/3512).

Viéndolo en esta perspectiva es mejor fiar el voto, es decir darle la oportunidad al candidato que pague el voto cuando este en el ejercicio de su cargo, que regrese el favor haciendo una buena gestión en favor de sus electores, incluyendo el clamor popular y bienestar general como principio en sus propuestas y acciones.

En resumen, con que cumpla a cabalidad las funciones establecidas en la ley para cada uno de los cargos se paga el voto, así de sencillo.


De esa manera puede bajar los costos de las campañas políticas y tiene posibilidad de volver a pedir el favor del pueblo las veces que quiera y los ciudadanos se puedan interesar más en la política.


Arboletes, marzo de 2022


Julio Enrique Cavadía Mestra

juliuscava@gmail.com


34 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
Add